jueves, 31 de marzo de 2016

Plan B: ¿Es posible la refundación democrática de la UE?

Publicado en: 31 marzo, 2016          kaos


Por Ricardo Ayala
Para poner fin a la austeridad no hay más solución que la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud contra los que nos hunden en la catástrofe.
planb

En cuanto la burguesía imperialista europea decretó, hace unos años, que la libre circulación de capitales y el euro significaban “el fin de las fronteras en Europa”, no tardó demasiado tiempo para que fueran erigidos muros, vallas electrificadas y controles por doquier. El espectáculo de horror al que están sometidos los refugiados en las fronteras balcánicas, con niños gaseados por la policía y viviendo en la intemperie en el continente de los “derechos humanos”, inspira al primer ministro británico a dar la razón al UKIP, que afirma que los trabajadores europeos en Inglaterra son “ciudadanos de tercera categoría” y no pueden gozar de los mismos derechos que los bancos y las empresas cuando se desplazan de sus países de origen.
El reciente acuerdo que da “status especial” al Reino Unido dentro de la UE es la más límpida demostración de que la Troika está más interesada en asegurar los beneficios del capital que de las personas. El RU podrá discriminar a los trabajadores en función de su pasaporte, así como no estará obligado a cumplir con todas las normativas europeas y tendrá autonomía económico-financiera para seguir manteniendo una relación privilegiada con el capital norteamericana en la City de Londres.
El derecho a gozar de las desigualdades entre los países europeos, que se profundiza, es reservado al capital financiero, que en Europa paga salarios bajos y privatiza a precio de ganga, y en otros países saquea libremente a los pueblos. No obstante, los trabajadores que se desplazan no pueden desfrutar los mismos derechos que los británicos, aunque paguen la seguridad social y otros impuestos.
Este es uno entre muchos hechos que atestiguan el sentido de la UE como una máquina del imperialismo contra la clase trabajadora del continente para imponerle un retroceso histórico, un instrumento de saqueo y sometimientode la periferia en beneficio del capital financiero de los países centrales de Europa y EEUU.
Tras el sucedido en Grecia, Varoufakis, el exministro de Finanzas del gobierno Tsipras, lanza un movimiento paneuropeo Por un Plan B para Europa. El manifiesto es secundado entre otros por Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y varios diputados de PODEMOS, en el Estado español; Francisco Louçã y varios diputados del Bloco de Esquerda, en Portugal; Mélenchon del Parti de Gauche (Partido de Izquierda), de Francia; Stefano Fassina, exdiputado del PD y ex viceministro de Economía y Hacienda (Italia) y por Stathis Kouvelakis de la UP de Grecia. El manifiesto deja meridianamente claro los objetivos del movimiento: hacer un “llamamiento a construir un espacio de convergencia europeo contra la austeridad y para la construcción de una verdadera democracia”En febrero el Plan Brealizó en Madrid su primera conferencia europea.

La otra cara del imperialismo europeo: xenofobia e intolerancia

20160327 refugiados GreciaTras los reaccionarios atentados de Bruselas en el aeropuerto y la estación de metro se han producido casi simultáneamente varios ataques contra refugiados, centros de acogida, mezquitas y símbolos musulmanes. La extrema derecha tiene el pasillo libre para actuar impunemente. En Alemania han sido quemados decenas de centros de refugiados. En Bélgica una concentración pacífica y espontánea contra los atentados de la semana pasada fue atacada por grupos neonazis.
Es el terrorismo de estado, oficial, practicado por las autoridades de la UE contra los refugiados el mayor impulsor de los grupos de extrema derecha. El pasado acuerdo de la UE con Turquía legaliza la detención y deportación masivas de refugiados a Turquía, que acaba de ser considerado como país seguro por el parlamento griego. Desde el inicio de la crisis de los refugiados, hemos estado observando perplejos la muerte y desaparición de niños, el requiso de pertenencias a los solicitantes de asilo y su envío a centros y campamentos totalmente desprovistos de una infraestructura mínima.
La UE está obsesionada en cerrar ya el flujo de inmigrantes a Europa y para ello militariza las fronteras y envía sumas millonarias a Grecia y Turquía para que estos dos países se conviertan en grandes campos de detención al aire libre.
El racismo es impulsado desde las instituciones de la Unión Europea, no se trata de manifestaciones aisladas de determinados grupos. Esta es la otra cara del imperialismo. Detrás del discurso hipócrita en defensa de los derechos humanos, la paz y las libertades democráticas, están actitudes que fomentan el odio, la xenofobia y las agresiones contra extranjeros y refugiados.

Plan B: una “revolución democrática”

La estrategia planteada por el Plan no es otra que la de convertirse en última trinchera de defensa de la UE y el euro, ajustada a la construcción de mayorías parlamentarias para renegociar los tratados de la UE. Es decir, refundar la UE adecuándose a las exigencias de las burguesías periféricas y sin demarcarse en un solo milímetro del imperialismo europeo, tal cual Melenchón, cuando hipoteca su apoyo a la guerra colonial de Francia en África.
Y para esta empresa, plantean la construcción de gobiernos antiausteridad en toda Europa. No obstante, sobre el más reciente gobierno antiausteridad, el de Grecia, que fue protagonista de las negociaciones con la UE el año pasado, el Plan sigue vendiendo la panacea de que lo ocurrido en el país helénico fue un golpe de la UE contra el gobierno Tsipras. El manifiesto del Plan B plantea que:
En julio de 2015 asistimos a un Golpe de Estado financiero ejecutado desde la Unión Europea y sus Instituciones contra el Gobierno griego…El 13 de julio, la Unión Europea derrumbó al gobierno griego de Alexis Tsipras, elegido democráticamente. “El acuerdo” del 13 de julio es en realidad un golpe de estado. Fue obtenido gracias al cierre de los bancos griegos por el Banco Central Europeo (BCE) y gracias a la amenaza de no autorizarlos a abrir de nuevo mientras el gobierno griego no acepte una nueva versión de un programa que había fracasado[1].
Por más artículos, entrevistas y declaraciones para explicar el supuesto “golpe”, o que no hay “relaciones de fuerzas para romper con el euro”, no se puede llegar a otra conclusión: ante laintransigencia de la Troika y la postura categórica del pueblo griego que ha dicho NO numerosas veces, Syriza (aparte de Podemos, el Bloco de Esquerdaportugués, el Front Gauche francés, etc.) optaron sin dudar por la “intransigencia” del imperialismo cuando se recusaron a defender la soberanía del pueblo y el resultado del referéndum, vendiendo la falsa idea de que no había alternativa.
La vaga expresión “gobiernos anti-austeridad” tiene un marco, es decir, gobiernos cuya tarea primera sería la de romper con la lógica de la austeridad, sintetizada en recortes en los presupuestos y contrarreformas, para que el continente pueda recuperar la senda del crecimiento económico y los trabajadores sus conquistas, en los marcos de la legalidad y las instituciones actuales. Es decir, sin rupturas de ninguna clase.
Esta “música” ha encantado a la mayoría de los activistas, a los luchadores contra los recortes y a amplias parcelas de trabajadores.
Pero esta “fórmula” de gobierno esconde lo esencial, es decir el contenido de los gobiernos anti-austeridad: no se plantea la ruptura con la burguesía y, en los países dominados, tampoco con el imperialismo. Más bien lo contrario: plantean la defensa a ultranza de la UE, como sinónimo de integración de los pueblos europeos. Las alianzas estarían acordes con el programa: Syriza con ANEL; el apoyo del Bloco de Esquerda y del PCP al gobierno del PS en Portugal y los intentos de Podemos para conformar gobierno con el PSOE en el Estado Español. El mismo Varoufakis se ha convertido en asesor del Partido Laborista británico de la mano de Jeremy Corbyn, el nuevo líder del laborismo inglés. El PL es el mismo partido de Tony Blair, de la Tercera Vía y la guerra de Irak.
Pero esta fórmula de gobierno ya no se restringe a las letras frías de un programa: se hizo realidad en Grecia y en las principales ciudades del Estado Español. El programa de los partidos defensores de esta estrategia se ha concretado: el gobierno de Syriza fue el primer gobierno antiausteridad en Europa. Durante la campaña electoral Tsipras afirmó que bastaría una ley en el parlamento griego para anular la austeridad.
La explicación fundamental de los acontecimientos se debe buscar justo donde Syriza, Podemos, elBloco de Esquerda y un largo etcétera la quieren ocultar: ¿A qué intereses de clase Syriza ha sucumbido? Aunque estas organizaciones y sus intelectuales de turno puedan borrar las clases sociales de sus libros y proclamas, sustituyéndolas por los intereses de la “ciudadanía”, no las pueden quitar de la realidad.
Para poner fin a la austeridad no hay más solución que la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud contra los que nos hunden en la catástrofe. No se puede detenerla sin saber contra quien luchamos: contra la Europa del capital y la burguesía de cada uno de nuestros países.
La Europa del capital nos ha conducido a una catástrofe cada vez más profunda y no hay reforma posible de la UE, hay que romper con ella. Que la clase trabajadora tome las riendas de su destino, para de esta forma abrir la vía a la Europa unida de los trabajadores y los pueblos. Esta es nuestra lucha.

Una negativa expresa a cualquier tipo de caracterización de clase

20160327 angela-merkels-close-ally-just-labelled-camerons-plans-to-prevent-a-brexit-as-unrealisticDel diagnostico de la crises se desprende una política, así para los firmantes del Plan B las causas de la crisis son: la desregulación del sistema financiero y la captura corporativa de las instituciones de la UE a través de los grandes lobbies.
Y la política no podía ser otra que:
una política fiscal justa y el cierre de paraísos fiscales, sistemas de intercambio complementarios, la remunicipalización de los servicios públicos, el reparto igualitario de todos los trabajos incluidos los cuidados en condiciones de dignidad, la apuesta por un modelo de producción basado en las energías renovables, y reformar o abolir el pacto fiscal europeo – formalmente Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria.
Ni una palabra sobre las reformas laborales, sobre el paro absurdo y la necesaria reducción de la jornada de trabajo. Pero si no bastara la experiencia griega, cuando se plantea la posibilidad de acabar con la austeridad a la clase trabajadora, la alcaldesa de Barcelona no toma nota. Los trabajadores del metro de Barcelona iniciaron una lucha contra la precarización de los contractos y la internalización de los servicios y para recuperar sus salarios congelados desde 2010. La alcaldesa del Plan B, para la decepción de muchos, enfrentó la huelga y calificó las reivindicaciones de “desmedidas”. Y por si fuera poco, el plan de privatización del tranvía de Barcelona es perpetuado por el ayuntamiento.
Mientras el Bloco sostiene el gobierno del PS, un tercio de los trabajadores portugueses perciben, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre 310 y 900 euros. Más de dos millones ganan entre 600 y 900 euros. En el Estado Español la situación no es tan distinta, con el crecimiento desorbitado de los contratos precarios, la entrada en vigor de reformas que facilitan el despido y un número de parados superior a cinco millones de personas.
En Grecia, donde la crisis económica se suma al drama de los refugiados, la situación es igualmente grave. El país vio a una cuarta parte de su riqueza simplemente desaparecer en los años de recesión, el desempleo alcanza el 26% (se dobla en lo que se refiere a los jóvenes) y la deuda pública llega al 180% del PIB. Más de 50% de los pensionistas son pobres y se han convertido en el principal instrumento de supervivencia intergeneracional en la mitad de los hogares.
Solo desde una supuesta “neutralidad” de la UE y el euro pueden los defensores del Plan B justificar lautopía reaccionaria de su “refundación”. Ese intento de confundir a los activistas con la perspectiva imposible de transformar esta terrible arma de guerra social y de saqueo de la burguesía imperialista europea en un instrumento “progresista” al servicio de los pueblos europeos.

[1] Un Plan B para Europa. Llamamiento para construir un espacio de convergencia europeo contra la austeridad y para la construcción de una verdadera democracia.

EL CAPITALISMO CONTRA LA DEMOCRACIA EN EUROPA Y AMÉRICA LATINA


Empecemos con la cita de un ensayo sobre la democracia burguesa en Rusia, escrito en 1906, tras la derrota de la primera revolución rusa:
Es sumamente ridículo creer que existe una afinidad electiva entre el gran capitalismo, tal como se importa actualmente a Rusia y como se conoce en Estados Unidos (…), y la ‘democracia’ o la ‘libertad’ (en todos los significados posibles de la palabra); la verdadera pregunta debería ser ¿cómo es ‘posible’ que estos conceptos existan, a largo plazo, bajo la dominación capitalista?1
¿Quién es el autor de este lúcido comentario? ¿Lenin, Trotsky o, quizás, Plekhanov? Es de hecho Max Weber, el conocido sociólogo burgués. Aunque jamás desarrolló tal idea, está sugiriendo que hay una contradicción intrínseca entre el capitalismo y la democracia.
La historia del siglo xx parece confirmar esa opinión: muy a menudo, cuando el poder de las clases dominantes se veía amenazado por el pueblo, la democracia era puesta a un lado como un lujo que no podía permitirse y reemplazada por el fascismo —Europa en las décadas de 1920-30— o las dictaduras militares en Latinoamérica en las décadas de 1960-70.
Afortunadamente, éste no es el caso de Europa y Latinoamérica en la actualidad; sin embargo, hemos experimentado, en particular durante las últimas décadas con el triunfo del neoliberalismo, una democracia de baja intensidad, una democracia sin contenido social que se ha convertido en recipiente vacío. Cierto, aún tenemos elecciones, pero parecería que hay un solo partido, el Partido del Mercado Unido, con dos variantes que tienen sólo diferencias limitadas: la versión neoliberal de la derecha y la versión socioliberal de centro-izquierda.
El debilitamiento de la democracia es particularmente visible en el funcionamiento oligarca de la Unión Europea, donde el Parlamento tiene poca influencia, mientras que el poder se encuentra asido con fuerza por las manos de órganos no elegidos, tal como la Comisión Europea o el Banco Central Europeo. De acuerdo con Giandomenico Majone, profesor en el Instituto Europeo de Florencia y uno de los teóricos semioficiales de la Unión, el continente necesita “instituciones no mayoritarias”; es decir, “instituciones públicas que, a propósito, no sean responsables hacia los electores ni hacia los oficiales electos”: éste representa el único camino para protegernos de “la tiranía de la mayoría”. En dichas instituciones, “cualidades como la experiencia, el conocimiento, la discreción profesional y la coherencia (…) son mucho más importantes que la responsabilidad democrática directa”.2 Apenas puede imaginarse una apología más descarada de la naturaleza oligarca y antidemocrática de la Unión.
Con la actual crisis económica, la democracia ha descendido a sus niveles más bajos. En un editorial reciente, el diario francés Le Figaro escribió que la presente situación es excepcional, y esto explica por qué los procedimientos democráticos no pueden ser siempre respetados; cuando los tiempos normales vuelvan podremos restablecer una legitimidad democrática. Tenemos por tanto una especie de “estado de excepción” económico/político en el sentido que Carl Schmitt le atribuía. Pero ¿qué soberano tiene el derecho de proclamar, de acuerdo con Schmitt, el estado de excepción? Durante algún tiempo después de 1789 y antes de la proclamación de la República Francesa, en 1792, el rey tenía el derecho constitucional al veto. Cualquiera que fuesen las resoluciones de la Asamblea Nacional y los deseos y las aspiraciones de la población gala, la última palabra pertenecía a su majestad.
Actualmente, en Europa el rey no es un Borbón o un Habsburgo sino el capital financiero, aliado a los grandes capitales industriales. Todos los gobiernos europeos actuales son funcionarios de ese monarca absolutista, intolerante y antidemocrático. Ya de derecha, “centro-extremo” o seudoizquierda, ya conservadores, democristianos o socialdemócratas, todos sirven fanáticamente el derecho al veto de su majestad. La total y absoluta soberanía en la Europa actual supone por tanto el mercado financiero global. Los mercados financieros dictan a cada país los salarios y las pensiones, los recortes del gasto social, las privatizaciones, y el índice de desempleo. Hace algún tiempo, designaban de modo directo a los líderes de gobierno (Papademos en Grecia y Mario Monti en Italia), seleccionando supuestos “expertos”, fieles sirvientes suyos.
Veamos de cerca a algunos de estos “expertos” todopoderosos. ¿De dónde vienen? Mario Draghi, titular del Banco Central Europeo, es antiguo gerente de Goldman Sachs; Mario Monti, antiguo miembro de la Comisión Europea, fue asesor de Goldman Sachs. Monti y Papademos son miembros de la Comisión Trilateral, un club muy selecto de políticos y banqueros que deciden qué hacer y cuáles medidas tomar. El presidente de la Comisión Trilateral Europea, Peter Sutherland, se desempeñó como integrante de la Comisión Europea y gerente de Goldman Sachs; el vicepresidente de la Comisión Trilateral, Vladimir Dlouhy, otrora ministro checo de Economía, es asesor de Goldman Sachs para Europa del Este. En otras palabras, los “expertos” a cargo de salvar Europa de la crisis solían trabajar para uno de los bancos directamente responsables de la crisis hipotecaria en Estados Unidos. Esto no indica una conspiración para entregar Europa a Goldman Sachs; sólo ilustra la naturaleza oligarca de la elite “experta” que gobierna la Unión.
Los gobiernos de Europa son indiferentes a la protesta pública, las huelgas, las manifestaciones masivas y la opinión o los sentimientos de la población; están atentos —y en extremo— sólo a la opinión y los sentimientos de los mercados financieros, sus empleados y las agencias de notación. En la seudodemocracia europea, consultar a la gente vía plebiscito es herejía peligrosa o, peor aún, crimen contra el Santo Mercado. El gobierno griego, encabezado por Syriza, la Coalición de la Izquierda Radical, fue el único que tuvo el valor de organizar una consulta popular.
El referéndum griego fue respecto no sólo a factores económicos y sociales fundamentales sino, también y en primer plano, a la democracia. El 61.3 por ciento del “no” supuso un intento por desafiar el veto Real de las finanzas. Esto pudo haber constituido un primer paso hacia la transformación de Europa, de una monarquía capitalista a una república democrática; sin embargo, las instituciones europeas oligarcas de hoy tienen tolerancia escasa por la democracia. Dichas instituciones penaron de inmediato al pueblo griego por su insolente intento de rechazar el austericidio. La deudocracia está de vuelta en Grecia para vengarse; impone un brutal programa de medidas económicamente recesivas, socialmente injustas y humanamente insostenibles. La derecha alemana fabricó este monstruo y lo forzó sobre el pueblo de Grecia con la complicidad de los falsos “amigos” de ésta (Hollande, Renzi y otros).
En Latinoamérica, la democracia continúa enfrentando fuertes embates por el capital. Tras las dictaduras, trabajadores del campo y de la ciudad asediaron de nuevo su tiranía, recetada en fuertes dosis de neoliberalismo durante la llamada década perdida, y más adelante aún: se trató de la ofensiva de las clases dominantes en respuesta a la situación económica global y a la existencia de procesos de construcción de poder popular, que conduce al ejercicio de la democracia desde abajo. Ante las decisiones elaboradas en pequeños comités empresariales, y acatadas por gobiernos serviles, campesinos, indígenas y trabajadores pusieron en pie organizaciones populares tendentes a otorgar capacidad de veto a las movilizaciones sociales a principios de siglo, en diversos países de la región. La guerra del agua y la del gas en Bolivia entrañan expresiones nítidas del ascenso experimentadas por la movilización popular. Ésta fue una conquista de la democracia ejercida desde abajo, que visibilizó la profunda conexión entre el aspecto social y el ejercicio de la democracia directa.
Una vez más, la marcha del capital pudo cuestionarse sólo desde la movilización popular, desde asambleas populares que encontraron nuevos sujetos y regiones para la movilización. El ascenso de la democracia popular fue capaz de trazar una estela que avanzó desde la protesta (por ejemplo, el estallido argentino de 2000-2001), conquistó capacidad de veto, respecto a determinadas políticas neoliberales (Bolivia, Ecuador, Argentina), e impulsó la llegada de nuevos gobiernos en toda la región. Ello colocó nuevas condiciones en la relación entre democracia, participación popular y justicia social. Con distintos grados y matices, la llegada de estos movimientos y de nuevos gobiernos suscitó procesos de democratización de las estructuras institucionales (proyectos de presupuesto participativo en centros urbanos), e incluso más allá de éstas en procesos de autogestión territorial (comunidades zapatistas, autogestión de fábricas y recursos naturales), procesos de redistribución de la riqueza y, en los casos más radicales, dinámicas de expropiación de recursos estratégicos al gran capital (como en Bolivia y Venezuela). Muchos de éstos evidenciaron que la profundización de la democracia, desde una visión participativa y comunitaria, y la justicia social se relacionan con la existencia de potentes movimientos sociales y de organizaciones populares (comunas, asambleas, consejos, sindicatos) tendentes a tomar en sus manos el control de un territorio o de alguna función social como la seguridad.
Sin embargo, el capitalismo no fue derrotado en la región. En toda Latinoamérica, las derechas se reorganizaron, con distintas estrategias acordes con la correlación de fuerzas existente y la historia política de cada país. Los ejemplos más significativos durante este periodo se hallan en Paraguay, Honduras y Venezuela, pero también en Ecuador, Brasil y México. En 2009, Manuel Zelaya fue destituido como presidente de Honduras por la Suprema Corte de Justicia, acusado detraición a la patria. En el fondo, la traición fue del gran capital, vulnerador de la voluntad popular ante la trayectoria de un gobierno que tomó relaciones con Petrocaribe, se unió a la Alianza Bolivariana para América y presentó la iniciativa de impulsar una asamblea constituyente a través de un plebiscito. En Paraguay (2012), el gobierno de Lugo fue víctima de un golpe de Estadoparlamentario, organizado mediante un proceso de destitución articulado por el Senado. Este cuerpo legislativo acusó al Ejecutivo en turno de inducir un clima de violencia entre las fuerzas públicas y un intento de toma de tierras por campesinos. Evidentemente, ello implicó un enorme revés para la democracia y la vuelta al gobierno del reaccionario Partido Colorado.
Los casos de Paraguay y de Honduras ejemplifican cierta diversificación estratégica por las derechas latinoamericanas. A diferencia del periodo anterior, y ante una correlación de fuerzas menos favorable, se valen de la manipulación mediática (muchas veces con control monopólico de los grandes medios de comunicación, como en Venezuela y México) e institucional para derribar gobiernos electos democráticamente, que incluso no mostraron rasgos de radicalidad comparable con los gobiernos de Venezuela o Bolivia. Desde luego, Venezuela ha sido uno de los blancos preferidos, pues al imperialismo resulta insoportable que un gobierno de izquierdas controle una de las mayores reservas de petróleo. La situación ha dado lugar a la aparición de diversas derechas, algunas recalcitrantes, ligadas de modo directo con los segmentos más reaccionarias de las clases dominantes estadounidenses (Tea party), y otras con un perfil mássuave y democrático. Ambas corrientes han intentado, como en otros países de la región, arrancar a la izquierda algunas de sus esenciales banderas de la lucha democrática. Desde la muerte de Chávez —la gran fortaleza, pero también la gran debilidad del proceso bolivariano—, la derecha ascendió en los planos político y electoral, aprovechando y provocando escenarios de inflación y de tendencia a la dolarización de la economía y canalizando ciertos ámbitos de descontento social.
Respuestas más radicales pueden observarse en el caso de México. Los monumentales fraudes electorales de 1988 y de 2006 expresaron el consenso y la alianza entre las clases dominantes del país y el imperialismo estadounidense. En 2006, el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador levantó un discurso que halló, en el horizonte social-liberal de Lula, un ejemplo para su proyecto de gobierno, lejos de Hugo Chávez y Evo Morales. Pese al perfil profundamente moderado de su propuesta de gobierno, los grandes capitales decidieron cancelar el proceso por la fuerza, efectuando un fraude obsceno y desatando, como respuesta a la ilegitimidad del proceso, la llamada guerra contra el narcotráfico, que ha cobrado más de 150 mil vidas en los últimos años. En este periodo es posible identificar, como en Europa, personajes que conectan el control financiero con funciones gubernamentales vitales para el capital financiero. Agustín Guillermo Carstens Carstens, actual gobernador del Banco de México, fue uno de los principales artífices de la estrategia económica y financiera del gobierno de Felipe Calderón en 2006; no por casualidad, en el periodo anterior fungió como importante directivo del Fondo Monetario Internacional.
***
Mientras la crisis empeora y la indignación pública se incrementa, hay una tentación creciente entre varios gobiernos por distraer la atención pública hacia un chivo expiatorio: los inmigrantes. Así, extranjeros indocumentados, inmigrantes no comunitarios, musulmanes y gitanos son presentados como la amenaza principal de la Unión Europea. Esto permite por supuesto muchas oportunidades para partidos racistas, xenófobos, semifascistas o abiertamente fascistas que proliferan y son ya, en varios países, parte del gobierno —una seria amenaza a la democracia en el continente.
La única esperanza es la creciente aspiración por una Europa que vaya más allá de la competición salvaje, las brutales políticas de austeridad y las eternas deudas por pagar. Otra Europa es posible: una democrática, ecológica y social. Pero ésta no se alcanzará sin un esfuerzo común de las poblaciones europeas que traspase las fronteras étnicas y los estrechos límites del Estado-nación.
Lejos de creer que la batalla de la democracia contra el capital ha sido ganada en Latinoamérica, estamos convocados a observar que el capital conserva buena parte de su poder en la región y que ello representa una amenaza constante en el campo político. Tampoco podemos olvidar los delicados acontecimientos de Ecuador (cuando Correa fue retenido por un contingente de policías) y Bolivia (cuando a Evo Morales no se permitió aterrizar en Francia y Portugal ante el rumor de que Snowden fuera a viajar con él), así como la existencia de bases militares. Hay una necesidad apremiante de profundizar la democracia mediante la construcción de poder popular; un ejemplo muy significativo al respecto son las comunas generadas en Venezuela desde 2009. Es importante remodelar los Estados desde una visión que sobrepase y rompa con los designios de la democracia liberal y los dictados del gran capital. Las experiencias conquistadas en las asambleas constituyentes resultan fundamentales, sin perder de vista la necesidad de construir poder popular más allá de sus formas estatales, generando un puente y vínculo entre lo democrático y lo comunitario, como demuestran diversas experiencias en la actualidad, para repensar los horizontes anticapitalistas y comunistas de nuestro siglo.
Sin duda, la baja en el precio de las commodities y del petróleo afecta gravemente la base de las políticas de redistribución de estos gobiernos, y tiende a aumentar las condiciones de inflación y a otorgar condiciones para ataques económicos y políticos por los grandes capitales del continente, aliados del imperialismo estadounidense. Coincidimos en la idea de defender frente al imperialismo a gobiernos elegidos de modo democrático, apoyando las medidas tendentes a profundizar la democracia y la equidad. Sin embargo, es fundamental distinguir las disidencias que emergen desde el campo de las derechas y las provenientes de manera legítima desde el campo popular y la izquierda. La conciencia y organización populares, necesarias para barrer a la derecha del continente, sólo pueden provenir de procesos de autoorganización, donde la pluralidad y el debate hacen parte de la creatividad revolucionaría.
En otras palabras, nuestra esperanza por el futuro está en la indignación popular y los movimientos sociales, expandidos en particular entre la juventud y las mujeres en diversos países. Para estos movimientos, resulta cada vez más evidente que la lucha por la democracia es una contra el neoliberalismo y —en un último análisis— el mismo capitalismo, un sistema inherentemente antidemocrático, como Max Weber señaló hace más de 100 años.
Post Scriptum
La inmigración a Europa de cientos de miles de refugiados, víctimas de los conflictos del Medio Oriente —y de las intervenciones imperialistas—, ha provocado en muchos gobiernos reacciones histéricas, xenófobas y racistas; el caso más brutal lo representa el ultraderechista de Hungría, pero está lejos de ser el único. Por otro lado, los atentados terroristas de ISIS en París han servido de pretexto para que la seudosocialista administración gala imponga un estado de excepción, suspendiendo las garantías constitucionales. En las elecciones regionales en Francia, el Frente Nacional se proyecta como el primer partido en el país, en tanto que los organismos de derecha y centro-izquierda retoman las temáticas racistas e islamófobas de Marine Le Pen. Hay por fortuna focos de resistencia de la izquierda radical en Portugal, Grecia, Estado español, Inglaterra y otros territorios, pero predominan en la Unión Europea el desastre neoliberal y la ofensiva de fuerzas fascistas y racistas. Ambos representan tendencias profundamente antidemocráticas.
Al mismo tiempo, la victoria de Macri y la derecha en Argentina, los desastrosos resultados del Partido Socialista Unido de Venezuela, que colocan un escenario donde el parlamento es dirigido por la derecha, y el juicio iniciado contra Dilma en Brasil constituyen la apertura de un nuevo periodo en el que, a la crisis económica y el reflujo de las movilizaciones y los gobiernos de izquierda, se suma una ruptura política que amenaza de manera contundente la estabilidad de la izquierda en Latinoamérica. Este viraje, desde luego, debe impulsar la más amplia unidad contra la escalada golpista, sin olvidar la urgencia de generar una visión crítica en torno al transformismoexperimentado por algunos gobiernos progresistas, como el del PT en Brasil, que se han aproximado a posiciones social-liberales, reproduciendo patrones económicos extractivistas y rentistas, y que hoy parecen llegar a un callejón sin salida. Los acontecimientos mencionados profundizan de modo simultáneo la reorganización de la derecha y el asedio a la democracia conquistada por las movilizaciones en las últimas décadas. Pese a esas condiciones, sectores significativos de las mayorías del continente presentan una conciencia que confronta abiertamente al neoliberalismo, y en cierta medida al propio capitalismo. Con seguridad, esta energía hará frente a la salida autoritaria formulada por las derechas y el imperialismo estadounidense, pues no todo está dicho en el continente.

Google+

La PAH ocupa una oficina de Kutxabank para detener un desahucio


La oficina de Kutxabank en el Paseo de Pereda de Santander ha sido ocupada por miembros de la PAH para exigir la suspensión del desahucio que le banco va a llevar a cabo el miércoles 6 de abril en Loredo (Ribamontán al Mar)
Vivienda | Tercera Información | 30-03-2016 | 
Tras permanecer en la oficina 2 horas y tras la negativa de la entidad a suspender el desahucio, los miembros has sido sacados por la Policía por orden del Delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, tras petición del director de la oficina. También por orden del Delegado del Gobierno los agentes han procedido a identificar a varios miembros de la plataforma para poder incoarles las correspondientes denuncias por la “ley mordaza”, de la cual Samuel Ruiz es líder indiscutible en toda multas de España ( 554 por cada 100.000 habitantes en 7 meses) doblando a la segunda comunidad con mayor número de multas en porcentaje.
La PAH va a seguir protestando esta semana ante Kutxabank para que suspenda este desahucio y si no se suspende el día 6 evitará que dicha barbaridad se lleve a cabo convocando un #StopDesahucios.
Publica tu comentario

Otro desahucio que se ejecuta en Vallecas


Esta mañana alrededor de las 6:20 la UIP se presentaba en la Calle Imagen número 32 para efectuar el corte de la misma y aguardar la llegada de la comisión judicial y del procurador de Bankia para llevar a cabo el desahucio.
Vivienda | DISO Press | 31-03-2016 | http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article101141#forum65793
JPEG - 77.7 KB
Autor: Irene Lingua / DISO Press
El vecino desahuciado, Mustafa Nassihi Zizaqui, está desempleado y tiene 40 años. Tras el desalojo el vecino se traslada a la alternativa habitacional ofrecida por la Obra Social de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España

Campamento Dignidad de Extremadura: ’Exigimos que la Junta de Extremadura cumpla su palabra’


En la acampada indefinida se ha acordado la convocatoria de Asamblea todos los días a las 19:30 horas. Las asambleas son abiertas a cuantas personas y colectivos quiieran participar, con especial mención a quienes sufran el paro, la pobreza o la precaridad. Además, para la asamblea del viernes 1 de abril, se va a convocar a todos los movimietos sociales, sindicatos y partidos.

España | Tercera Información | 31-03-2016 | 
COMUNICADO
«Los Campamentos Dignidad de Extremadura, junto a la Red de Solidaridad Popular de Cáceres y otros movimientos sociales hemos iniciado una acampada indefinida para denunciar el incumplimiento de las promesas por parte del gobierno regional así como la persistencia y agravamiento de la situación de paro, pobreza y precariedad.
Mañana y pasado el Parlamento de Extremadura debate la aprobación de los Presupuestos de la Comunidad para 2016. Son unos presupuestos continuistas y regresivos para la clase trabajadora y los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Desde el 10 de julio de 2015, fecha en la que nos reunimos con Fernández Vara, los movimientos por los derechos sociales de Extremadura hemos venido reivindicando cuatro puntos, ninguno de los cuales han cumplido satisfactoriamente. A saber:
1. Renta básica de inserción. En campaña electoral llevaron al notario lo que llamaron la Agenda del Cambio. En ella se comprometían a destinar el 0’5% del PIB extremeño a este fin. Esa cifra equivale actualmente a 86 millones de euros. Sin embargo, en el primer proyecto de presupuestos que presentaron y fue rechazado por la Asamblea de Extremadura, incluían sólo 38 millones y ahora, en el nuevo proyecto, han elevado sólo a 48 millones de euros. No estamos dispuestos a que se regatee una cantidad imprescindible para atender las necesidades más elementales de miles de familias.
2. Pobreza energética. La Junta de Extremadura anunció que iba a destinar 12 millones de euros para garantizar el agua, la luz y el gas a todas las familias. Sin embargo, en el proyecto de presupuestos que se presenta sólo se contemplan 5 millones. A esta cuantía completamente insuficiente hay que añadir el impago a centenares de familias que solicitaron las ayudas en noviembre.
3. Planes de Empleo. La Junta de Extremadura sigue con la misma política del gobierno anterior, regateando los fondos que transfiere a los ayuntamientos y provocando en muchos casos una diferencia salarial con otros trabajadores que realizan las mismas funciones. Los Campamentos Dignidad y los movimientos sociales exigimos que se destinen al menos otros 86 millones de euros para garantizar un mayor número de contratos de empleo público de calidad.
4. Vivienda. Son varias las reivindicaciones que siguen sin ser atendidas. Entre las fundamentales se encuentran la reivindicación de los fondos comprometidos para ayudas al alquiler en el Plan Estatal de Vivienda (3’5 millones de euros para d2015 y 6 millones para 2016, de los cuales no se ha llegado a beneficiar ni una sola familia de Extremadura). Mención especial merece el desinterés de la Junta a la hora de reclamar la adjudicación y gestión de las vivivendas del llamado banco malo (la SAREB): únicamente han conseguido 45 viviendas, cuando centenares las que deberían reclamarse. Por último, reclamamos que la Junta intervenga en la terminación y adecuación de bloques vacíos o inacabados, para ponerlos a disposición de las familias.
Además, en la rueda de prensa informaremos de las irregularidades que se están produciendo en la adjudicación de viviendas sociales en Extremadura.
Por último queremos manifestar en este comunicado nuestra repulsa y condena por el encarcelamiento del compañero Andrés Bódalo, jornalero militante del SAT, cuyo delito ha sido reclamar los derechos sociales, el pan, el trabajo y la dignidad. Este acto de represión se suma a una larga lista de represaliados por los mismos motivos. Es urgente poner fin a esta política de criminalización de la protesta social.»

Deportada una activista por defender los derechos de las mujeres en Mozambique

Eva Anadón fue detenida en Mozambique en una protesta contra el Ministerio de Educación del país, que culpabilizaba a las estudiantes de los abusos sexuales.
31/03/16 · 17:35
https://www.diagonalperiodico.net/libertades/29870-deportada-feminista-por-defender-derechos-mujeres-y-ninas-mozambique.html
Tras pasar 12 horas retenida en Maputo, el Gobierno de Mozambique ordenó el 29 de marzo la deportación a España de Eva Anadón, integrante del Secretariado Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres y colaboradora de Forúm Mulher.
Anadón, que ha sido recibida este mediodía en el aeropuerto de Barajas por familiares y compañeras, es una de las activistas feministas que la policía mozambiqueña detuvo el pasado 18 de marzo en Maputo, cuando se preparaba para realizar una pieza de teatro foro para protestar contra la directiva del Ministerio de Educación que prohibía las faldas cortas en los institutos de Maputo como “medida” para evitar el acoso y el abuso sexual.
Según explica Anadón, el día de la acción una fuerte dotación de antidisturbios rodeó el lugar antes de que llegaran. Al poco de comenzar disolvieron la concentración ydetuvieron a cinco de las 35 mujeres que participaban. Las arrestadas fueron puestas en libertad unas horas después, aunque la presión policial sobre ellas se mantuvo, lo que conllevó trabas burocráticas a la salida del país de activistas mozambiqueñas y la vigilancia y el acoso de la policía de migración a las dos extranjeras participantes, entre ellas Eva.
Los medios de comunicación mozambiqueños han contribuido a avivar el discurso xenófobo, presentándolas como instigadoras de la prostitución
Los medios de comunicación mozambiqueños han contribuido a avivar el discurso xenófobo, presentándolas como “instigadoras de la prostitución” por luchar contra las directiva del Ministerio de Educación. La expulsión de Anadón responde a criterios únicamente políticos ya que Anadón –colaboradora de Forúm Mulher, la mayor organización feminista de Mozambique–, tenía su documentación en regla, por lo que su deportación parece una muestra más de represión por parte del Estado mozambiqueño del movimiento feminista y de los movimientos sociales en su conjunto.
El Gobierno de Mozambique intenta ocultar el conflicto político- militar que vive el país, donde ya hay que cruzar en convoy militar cuatro o cinco territorios de la mitad norte del país por los ataques de la Renamo. 
Personas cercanas afirman que, por las conversaciones con policías y agentes de migración y las gestiones de los abogados, todo indica que es una decisión directa del Ministro del Interior, tomada desde la lógica de "seguridad, patriotismo y medidas ejemplarizantes". A Eva Anadón se le prohibe entrar en Mozambique en 10 años por acciones “contra las costumbres del país”.
Desde la Marcha Mundial de las Mujeres han denunciado que la decisión de las autoridades de Mozambique supone una total violación de la democracia.

Un dels guàrdies urbans detingut per la trama dels prostíbuls es jubila als 50 anys

Política

https://directa.cat/un-dels-guardies-urbans-detingut-trama-dels-prostibuls-es-jubila-als-50-anys

Miguel Sánchez i altres tres agents, segons la jutgessa que ho investiga, rebien mensualment una "paga" de 3.800 euros i favors de naturalesa sexual "a canvi d'advertir d'actuacions policials"
La concessió de la jubilació anticipada a agents de la Guàrdia Urbana de Barcelona es troba al centre del debat des de l'emissió del documental Ciutat Morta
31/03/2016

La revista de la Guàrdia Urbana de Barcelona publica en la seva edició del mes de desembre de 2015, a l'apartat de felicitacions, el llistat de jubilacions entre els membres del cos. Hi apareix l'agent Miguel Sánchez Martínez, qui hauria aconseguit una pensió anticipada a l'edat de cinquanta anys. Aquest policia va ser detingut el 20 de setembre de 2014 en un macrooperatiu dels Mossos d'Esquadra que va desmantellar una presumpta organització criminal vinculada a propietaris de prostíbuls de la ciutat de Barcelona.
En el moment de la detenció, el 20 de setembre de 2014, no constava que Sánchez patís cap malaltia ni impediment per a desenvolupar la seva feina de policia
"Sánchez portava un sobre de Pachá Sitges amb la inscripció 'pepis' a bolígraf i 1000 euros en el seu interior... oferint el senyor Sánchez una explicació incoherent del motiu pel qual posseïa aquest sobre", és un dels indicis que va fer constar la jutgessa Míriam Díaz per a investigar-lo pels presumptes delictes d'estafa, suborn, tràfic d'influències i revelació de secrets. Els investigadors van concloure indiciàriament que els quatre policies, que responien al sobrenom de "pepitos", rebien mensualment una paga de 3.800 euros en mans de Carlos Caballero (presumpte cap de la trama) així com favors de naturalesa sexual per part de prostitutes "a canvi d'advertir-lo d'actuacions policials".
Protesta contra la política de concessió d'altes mèdiques injustificades davant la seu de l'ICAM a Barcelona / Gorka Leiza


En el moment de la detenció no constava que Sánchez patís cap malaltia ni impediment per a desenvolupar la seva feina de policia. Els fets són a l'espera de judici. En aquest mateix procediment també van ser imputats els germans Hernando, dos alts comandaments de la Guàrdia Urbana acusats del presumpte delicte de tràfics d'influències.


Les pensions vitalícies
La concessió de la jubilació anticipada a agents de la Guàrdia Urbana de Barcelona es troba al centre del debat des de l'emissió del documental Ciutat Morta. Va ser aleshores quan va transcendir que els policies Bakari Samyang i Victor Bayona havien rebut una pensió vitalícia de 1.800 euros després de ser condemnats per un delicte de greus tortures. Els informes mèdics que van fer possible la jubilació d'or dels agents van ser avalats per l'Institut Català d'Avaluacions Mèdiques (ICAM), un organisme que acostuma a ser molt restrictiu en la concessió d'aquestes pensions, amb l'excepció d'aquells casos on els demandants són membres de cossos policials. Així ho va denunciar la CGT davant d'Inspecció de Treball i de l'Oficina Antifrau. La recentment creada plataforma d'afectades per l'ICAM (PAICAM) també ha posat sobre la taula aquesta diferència de tracte.

Notícies relacionades: