viernes, 30 de septiembre de 2016

¿Por qué la lucha por Alepo ha convertido esa ciudad siria en un infierno para los niños?


  • 30 septiembre 2016
http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37515131Rawan Alowsh siendo rescatada
Image captionLa pequeña Rawan Alowsh es una nueva imagen de la pesadilla que viven los niños sirios en la ciudad siria de Alepo.
El llanto incesante de Rawan Alowsh, una niña de 5 años rescatada con vida de los escombros en la ciudad de Alepo, le recordó al mundo una vez más que en medio de la guerra civil de Siria hay millones de niños indefensos.
En los últimos días, los ataques aéreos del gobierno sirio alcanzaron las zonas controladas por los rebeldes de Alepo, donde se encuentran atrapados más de 250.000 civiles.
Según el representante permanente de Reino Unido ante Naciones Unidas, Matthew John Rycroft, los bombardeos "desataron un nuevo infierno en Alepo".
No es para menos, las agencias de cooperación calculan que en medio de las explosiones provocadas por los ataques aéreos hay alrededor de 100.000 niños indefensos atrapados.
El pasado domingo, la organización humanitaria Save the Children advirtió queaproximadamente la mitad de los heridos en Alepo eran niños.
El reporte añade que los menores "están muriendo en los pisos de los hospitales" debido a la escasez de equipos y medicamentos.
"Las cosas nunca han estado peores para los niños sirios", señaló a la BBC la portavoz de la organización, Caroline Anning.
Por ejemplo, la pequeña Rawan ha perdido a toda su familia, incluyendo a sus cuatro hermanos.
Familias en AlepoImage copyrightREUTERS
Image captionLos territorios de Alepo controlados por los rebeldes sufren bombardeos desde que se levantó el cese al fuego hace más de una semana.

Los duros números

La población de Siria, como la de muchos otros países de Medio Oriente, es relativamente joven, con una edad media que se calcula en los 24 años.
Aproximadamente la mitad de los casi cinco millones de refugiados que han huido de Siria son niños.
Sin embargo, según Unicef, quedan otros ocho millones de niños en ese país devastado por la guerra.
En el este de Alepo, zona de bombardeos, Save the Children calcula que alrededor del 40% de la población sitiada son menores.
Las cifras son preocupantes, según explica Caroline Anning, pues en una guerra la gran mayoría de heridos deberían ser hombres adultos que están en la línea de combate.
Pero en Alepo la mitad de las víctimas son niños.
"Lo que hemos visto en Alepo en el último par de días son bombardeos totalmente indiscriminados desde el aire", señala la vocera de Save the Children.
"Los niños son afectados igual o más que los adultos bajo estascondiciones", concluye.
Los ataques indiscriminados sumados al asedio continuo que impide a la gente abandonar la ciudad produjeron una de las peores situaciones para los niños sirios en los más de cinco años que lleva la guerra civil siria.
Niño sirio en un hospital de AlepoImage copyrightAFP
Image captionAproximadamente el 40% de la población en el este de Alepo son niños.

El contexto

Cuando las bombas llueven sobre áreas urbanas densamente pobladas, como en el este de Alepo, no hay ningún lugar para escapar.
Y los niños son muy vulnerables por ello y por otras causas.
"A menudo están jugando afuera y son menos predecibles. Ellos por instintono pueden huir del peligro", explica la directora de cooperación de la organización benéfica War Child, Hannah Stoddard.
Esto se ve agravado por el hecho de que escuelas y hospitales, lugares donde los niños tienen más probabilidades de estar presentes, están en la mira del gobierno sirio.
Los niños, además, corren más riesgos cuando resultan heridos.
La pérdida de sangre es más contundente para ellos y las fracturas se producen con mayor facilidad.
Omran DaqneeshImage copyrightAFP
Image captionEl pequeño Omran Daqneesh fue rescatado de una zona cercana a Alepo el mes anterior. Su fotografía dio la vuelta al mundo.

El impacto

Las imágenes de Alan Kurdi, Omran Daqneesh y ahora la niña Rawan Alowshpueden haber captado la atención mundial fugaz, pero de ningún modo son casos excepcionales.
Los equipos de rescate encuentran menores todos los días enterrados bajo montones de escombros.
"Lo que las imágenes no muestran son las cicatrices mentales que estosniños llevarán con ellos", añade Hannah Stoddard.
"En la mayoría de los casos, estos niños perdieron a uno o más miembros de sus familias o pueden ser los únicos sobrevivientes", explicó la funcionaria de War Child.
Un rescatista sirio en Alepo.Image copyrightAFP
Image captionAl menos 27 personas, entre ellas 38 niños, murieron por los bombardeos sobre Alepo la anterior semana.

La solución

Un alto el fuego inmediato es una necesidad fundamental para cualquier solución quepueda poner fin al sufrimiento de los niños de Alepo, según los grupos de ayuda.
Dada la ruptura del cese pactado por Estados Unidos con Rusia y un aumento en las tensiones entre las dos potencias, las perspectivas para ello parecen escasas.
Sin embargo, Save The Children cree que si un alto el fuego llegara a suceder,apoyo humanitario sostenido podría llegar a todas las áreas afectadas por la guerra y los bombardeos.
Los grupos de ayuda necesitan ser capaces de moverse libremente para prestar las atenciones requeridas y evacuar de inmediato a los heridos.
Mientras ello no pase, Alepo seguirá convertido en un "infierno" que se ensaña con los niños.

¿Por qué Barack Obama teme que las víctimas del 11 de septiembre demanden a Arabia Saudita?

http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37507582Redacción

  • 29 septiembre 2016
Barack Obama, presidente de EE.UU., en una una entrevista con CNN.Image copyrightREUTERS
Image captionEl presidente estadounidense expresó su rechazo a la decisión tomada por las dos cámaras del Congreso en una entrevista en CNN.
Las reacciones han tenido un tono absolutamente alarmante: se sienta "un precedente peligroso", tendrá "graves implicaciones", "su lado negativo es potencialmente inmenso".
El mismo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo calificó como un "error".
Y es que el miércoles el Congreso de ese país anuló, con amplia mayoría, el vetodel mandatario a una norma que les permite a los familiares de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 demandar al gobierno de Arabia Saudita.
Las objeciones de Obama a la legislación tienen un fundamento basado en elderecho internacional.
Según el presidente, la ley sentará "un precedente peligroso" para que individuos en todo el mundo puedan demandar al gobierno de EE.UU.
La preocupación de Obama es que si los ciudadanos estadounidenses consiguen llevar a Arabia Saudita ante la justicia, podrían surgir demandas contra ciudadanos estadounidenses a modo de represalia.
De acuerdo con el mandatario, la legislación puede tener implicaciones devastadoras para el Pentágono, funcionarios gubernamentales, diplomáticos y los servicios de inteligencia.

"Vergüenza"

Es la primera vez que el Congreso, a través de sus dos cámaras, anula un veto de Obama en los ocho años que lleva en el poder.
El director de la CIA, John Brennan, advirtió que la legislación tenía "graves implicaciones" para la seguridad nacional. "Su lado negativo es potencialmente inmenso", aseguró.
Los senadores Chuck Schumer (izquierda), Richard Blumenthal (centro) y John Cornyn (derecha).Image copyrightREUTERS
Image captionEl senador Chuck Schumer (izquierda) dijo que la Casa Blanca estaba más interesado en las consideraciones diplomáticas. "Nosotros estamos más interesados en las familias y la justicia".
Por su parte el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, le dijo a la prensa que el voto legislativo fue "la cosa más vergonzosa que el Senado de Estados Unidos ha hecho" en décadas.
La norma "Justicia contra los patrocinadores del terrorismo", que se conoce como Jasta por sus siglas en inglés (Justice Against Sponsors of Terrorism), abre las puertas para que los familiares de las víctimas del 11 de septiembre demanden a cualquier miembro del gobierno saudita del que -se sospeche- pudo tener vínculos con los ataques perpetrados en suelo estadounidense.
Quince de los 19 atacantes eran ciudadanos sauditas, pero la nación árabe, un aliado clave de Estados Unidos, ha negado cualquier relación con los atentadosque dejaron 3.000 muertos.
Pese a que los servicios de inteligencia estadounidenses tenían sospechas, la comisión creada para investigar los sucesos del 11 de septiembre no halló evidencia de que algunos de los secuestradores de los aviones hubiesen tenido algún vínculo con funcionarios sauditas o con el gobierno como institución.
Riesgo de las demandas privadas
Tras la votación en el Congreso, Obama le dijo a la cadena de televisión CNN: "Es unprecedente peligroso y un ejemplo de cómo algunas veces tienes que hacer lo que es difícil".
"Y, francamente, desearía que el Congreso aquí hubiese hecho lo que es difícil".
Tributo en Estados UnidosImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionCientos de personas les rindieron tributo a las víctimas del 11 de septiembre al cumplirse este año 15 años de los ataques.
"Mi preocupación no tiene nada que ver con Arabia Saudita per se o con mi solidaridad con los familiares de las víctimas del 11 de septiembre".
"Tiene que ver con el hecho de que no quiero una situación en la que de repente nos veamos expuestos a procesos legales por todo el trabajo que estamos haciendo en el mundo y de repente nos convirtamos en sujetos de demandas privadas".
Sin embargo, Terry Strada, presidenta de la organización 9/11 Familias Unidas por la Justicia contra el Terrorismo, no cree que la norma sea contraproducente para Estados Unidos, como ha advertido la Casa Blanca.
"Si no estamos financiando organizaciones terroristas y matando a gente, no tenemos nada de qué preocuparnos", aseguró.

Inmunidad en peligro

Un día antes, en su editorial titulado The Risks of Suing the Saudis for 9/11 ("Los riesgos de demandar a los sauditas por el 9/11"), el diario The New York Times dio su explicación:
"Debido a que ningún país en el mundo está en una posición tan comprometedora como Estados Unidos -con bases militares, operaciones con drones, misiones de inteligencia y programas de entrenamiento- el gobierno de Obama teme que los estadounidenses puedan ser sujetos de acciones legales en el exterior".
Barack Obama, presidente de EE.UU.Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionObama ha insistido en las repercusiones de la ley para los funcionarios estadounidenses.
En la columna, el periódico sentó una posición muy clara: "Los legisladores deberían permitir que el veto continúe".
El editorial deja en claro que, aunque el objetivo es compasivo, "la ley complica la relación de Estados Unidos con Arabia Saudita y podría exponer al gobierno estadounidense, sus ciudadanos y sus corporaciones a litigios en el exterior".
La ley modifica una norma que data de 1976, la cual le garantiza a otros países inmunidad frente a demandas estadounidenses, "al menos el país esté en la lista del Departamento de Estado de los estados que patrocinan el terrorismo (Irán, Sudán y Siria) o presuntamente haya perpetrado un ataque terrorista que haya matado a estadounidenses en territorio estadounidense", explica The New York Times.

Intereses comerciales

La relación ente Estados Unidos y Arabia Saudita no pasa por un buen momento.
Aunque no está rota, pues los dos países se necesitan mutuamente en el ámbito comercial, su alianza es probablemente bajo más presión que en ningún otro momento desde la guerra árabe-israelí de 1973.
A inicios de este año se reportó que Arabia Saudita había amenazado con retirar cientos de miles de dólares de inversiones en la economía estadounidense si la ley era promulgada.
La respuesta sería liquidar entre US$750.000 millones y US$1 billón de activos estadounidenses.
La cancillería saudita advirtió que la legislación viola el principio de la inmunidad soberana y marca el inicio de la "ley de la selva".
Sin embargo, los legisladores estadounidenses consideran que la norma merece la pena.
El senador demócrata Chuck Schumer criticó a la Casa Blanca por estar, según afirmó, más interesada en las consideraciones diplomáticas.
"A nosotros nos interesan más las familias y la justicia", indicó.

Temas relacionados

¿Qué es lo peor que te puede pasar cuando miles de cámaras te vigilan cada día?



La excepcional miniserie The Night Of explora las consecuencias de una sociedad hipervigilada donde las cámaras cuentan una historia con datos que son ciertos pero que no dicen necesariamente la verdad.
Lee nuestra cobertura sobre el estado de vigilancia
http://www.eldiario.es/cultura/series/puede-pasar-miles-camaras-vigilan_0_563444648.html
Nasir Khan, protagonista de 'The Night Of'
Nasir Khan, protagonista de 'The Night Of'

En 2014, Facebook presentó un software de segmentación detallada de " Datos demográficos, Comportamientos e Intereses" que haría llorar de gusto a la NSA. La herramienta es capaz de discriminar por etnia, orientación sexual, tendencia política, clase económica, situación familiar, orientación culinaria y otros aspectos de tu vida, como si tienes un iPhone o conduces un Ford.
El programa usa los identificadores que el propio usuario introduce voluntaria y obedientemente en el sistema diseñado al efecto, pero también usa herramientas de análisis estadístico para deducir datos que el usuario no le ha dado. Sabe a quién vas a votar, qué tipo de cáncer tiene tu madre y que cambiarías a tu novio por un viaje a Tasmania. No hace falta que se lo digas tú porque la combinación de tus búsquedas, tus mensajes, tus likes, tus compras y tu entorno ya lo dicen todo.
Poco más tarde, la compañía presentó DeepFace, el software de reconocimiento facial más sofisticado del mundo. El grado de efectividad de DeepFace -cuántas veces acierta a reconocer una cara que está en su base de datos- es del 97%. Para ponerlo en contexto, el del FBI es solo del 85%.
Como complemento, Facebook tiene una aplicación llamada Photo Finder que usa el software de reconocimiento facial y un análisis de tus redes sociales para encontrarte en cualquier foto en la que aparezcas y etiquetarla con tu nombre, aunque la persona que la haya publicado no sepa quién eres.
De momento, Photo Finder solo permite al usuario encontrar personas no etiquetadas si están en su lista de contactos, pero el software puede encontrar a cualquiera, dentro de Facebook o fuera, sean amigos o no.
Naz en el peaje del puente de Queens
Naz en el peaje del puente de Queens | 'The Night Of'

Un narrador omnisciente llamado Big Data

Sabiendo todo esto, es razonable afirmar que Facebook tiene una tecnología capaz de reconocer a cada uno de sus 1.500 millones de usuarios solo por su cara, y asociarlos con un archivo que ya les ha etiquetado de varias maneras diferentes por su software de segmentación detallada. Y todo esto sin contratar especialistas ni hacer un gran despliegue de medios, porque tiene el software apropiado y una base de datos que cruza fronteras físicas, étnicas, lingüísticas y legislativas. Para reconocerte por la calle y acceder a tu dossier, Facebook solo necesita una cámara y una conexión a sus servidores.

De momento, asegura su jefe, Facebook usa esos superpoderes para ayudar a sus anunciantes a hacer campañas mas personalizadas y efectivas. Pero la seguridad es un problema técnico, no un problema moral. Para empezar, si lo usara para otras cosas, no lo sabríamos. Lo que sí sabemos es que está legalmente obligado a dar acceso obligado al gobierno de los EEUU a todos sus servidores sin avisar a los usuarios, y que su base de datos es tan susceptible de ser hackeada como la de Yahoo.
Con el problema técnico despejado, debemos imaginar ese software y esa base de datos conectándose a la red de cámaras de vigilancia que pueblan nuestras ciudades, nuestros sistemas de transporte y nuestras carreteras. Esa máquina cuya base de datos alimentamos cada día de nuestra vida, aunque no tengamos Facebook, ni teléfono ni amigos, es el narrador omnisciente de The Night Of.Cuenta una historia usando muchos datos que son empíricamente ciertos, pero que no es necesariamente verdad.
La cara del sistema en 'The Night of'
Humanos hechos máquinas por la burocracia judicial | 'The Night of'

La noche tiene mil ojos

En el inolvidable piloto de The Night Of, la impactante miniserie de HBO sobre las grietas del sistema de justicia norteamericano, un estudiante universitario de origen paquistaní llamado Nasir Khan coge prestado el taxi de su padre para ir a una fiesta. Nasir sale de su casa en Queens y cruza el puente de  Queensborohasta el Upper West Side donde se pierde y después se encuentra con una chica llamada Andrea, a la que lleva a las orillas del Hudson, bajo el puente de George Washington Bridge.
Después van a su casa y nosotros sabemos que algo se cuece porque le miramos con los miles de ojos que le siguen sin pestañear: cámaras de tráfico, de bancos, de establecimientos comerciales, gasolineras, de jardines privados, de colegios y hospitales.
Le vemos atravesar los peajes de Manhattan con su E-ZPass y el tunel de Midtown lleno de cámaras que registran cada matrícula y la contrastan en tiempo real con las bases de datos de la policía, el FBI y el departamento de inmigración. Lo vemos desde la cámara frontal de los coches patrulla con los que se cruza. Más adelante, a esos ojos se suman otros: los vecinos, los tenderos, los radares que dan cobertura a su teléfono móvil. Cuando el detective asignado a su caso le dice: "yo lo que veo es un buen chico pasando el peor día de su vida", es la última vez que el sistema mira a Nasir Khan con ojos humanos.
Incluso su propio abogado, un litigante de bajos fondos interpretado por John Turturro, le quita el derecho a contar su propia historia. En el momento que el detective Box reconstruye sus movimientos de A a B sobre un mapa, empezamos a ver la historia que será la suya. No la que cuenta Naz sino la que cuentan los datos que parpadean a su alrededor. 
Curiosamente Riz Ahmed, británico de padres paquistaníes y actor principal de la serie, publicó hace dos semanas un celebrado ensayo sobre su experiencia con el etiquetado automático: "De pequeños en los 80, cuando a mi hermano y a mí nos paraba un skinhead a la vuelta del cole y nos ponía un cuchillo en la garganta, la etiqueta era: negro. Diez años más tarde, era "paki" (...) La siguiente vez que me encontré arrinconado sin remedio, fue en una habitación sin ventanas del aeropuerto de Luton. Mi brazo estaba sujeto a la mesa por unas dolorosas esposas y mi cuello estaba sujeto a la pared por unos agentes de la inteligencia británica. Era después del 11S y la etiqueta era "musulmán".
Más adelante, una combinación de tres datos genera alarma entre la burocracia portuaria estadounidense: la raza de Ahmed, un viaje previo a Irán y Afganistán y un libro que lleva en su maleta; El fundamentalista reticente, de Mohsin Hamid.
Naz, al final del trayecto de 'The Night of'
Naz, al final del trayecto de 'The Night of'
Ya en La guerra en la era de las máquinas inteligentes (1992),    Manuel De Landa advertía acerca de los sistemas que empezaba a crear la industria militar para higienizar conductas moralmente reprobables, generando máquinas autónomas pero cargadas de prejuicios.
En las dos décadas siguientes hemos visto  cámaras que registran rasgos étnicos en los semáforos generando acción policial o drones que ejecutan ataques aéreos sobre objetivos seleccionados por un algoritmo. La ciudad con miles de ojos que nos vigilan desde sistemas de seguridad, públicos y privados, domésticos e extranjeros, burocráticos y comerciales, nos convierte a todos en sospechosos.
"Eres una categoría cuya cara habla antes de abrir la boca -dice Ahmed en su ensayo-, un significante antes que una persona". Y el día que se tuerce tu suerte, como le ocurre a Nasir Khan, no tendrás memoria para defenderte de la historia que cuentan sobre ti.