jueves, 16 de febrero de 2017

Grecia: el colapso silenciado de todo un país

http://www.sinpermiso.info/textos/grecia-el-colapso-silenciado-de-todo-un-pais

Martine Orange 

10/02/2017
La crisis griega sigue ahí. Los líderes europeos y el FMI han lanzado un nuevo ultimátum a Alexis Tsipras. Tiene tres semanas para presentar nuevas medidas de austeridad. Agotado, el país está al borde del colapso financiero, económico y moral. Los dirigentes de Syriza hablan de salir del euro.
Después de rechazar la idea durante más de dos años, Syriza parece estar dispuesta a pensar lo impensable: abandonar la zona euro. Mientras que los funcionarios del gobierno no hablan de ello abiertamente, figuras prominentes del partido de izquierdas evocan públicamente la hipótesis. Para el ex ministro de Asuntos Europeos de Syriza, Nikos Xydakis, el tema de la salida del euro, en cualquier caso, no debe ser considerado "tabú". "No debería ser un tabú cuando hablamos del destino de la nación. Hemos  llegado al punto en que las personas están al límite de su resistencia. Creo que necesitamos una discusión política nacional en profundidad. Y esta discusión, por supuesto, tiene que empezar en el Parlamento" , ha declarado el martes 31 de enero.
Los observadores se pierden en conjeturas. ¿Es un globo sonda personal del ex ministro? ¿Esta intervención pretende disminuir la presión sobre el gobierno de Syriza, cuando se encuentra, una vez más, en un callejón sin salida frente a sus acreedores? ¿O la asunción de una salida del euro es realmente un escenario que discute el gobierno, agotado de no encontrar ningún apoyo y soluciones?
La crisis griega ha desaparecido de las pantallas de radar desde el tercer rescate, impuesto después de la capitulación de Syriza en julio de 2015.  Se han tomado todas las medidas incluso para enterrar el tema con cuidado, para que no vuelva a abrir divisiones europeas, en espera de que el tiempo acabase por hacer olvidar Grecia. Los líderes europeos ciertamente no quieren que el tema vuelva a su agenda, a la espera de elecciones este año en Países Bajos, Francia y Alemania.
Este intento de silenciar Grecia casi ha funcionado. Pero la crisis griega sigue ahí. Ahora más que nunca: el tercer rescate, como se temía, no aporte ninguna solución, ni respiro para Atenas. Y el caso griego podría volver muy rápidamente al debate europeo, si los acontecimientos siguen a este ritmo.
Con cada desembolso de fondos adicionales en el plan, los acreedores se vuelven más exigente. La última reunión del Eurogrupo, celebrada el 26 de enero, en presencia de funcionarios del FMI, solo confirmó la regla. Mientras Atenas espera la liberación de los fondos europeos para ayudar a refinanciar alrededor de 6 mil millones de deuda en julio, la discusión repitió los mantras habituales, que tanto gustan a los responsables como expresión de su neolengua: "mantener los compromisos, aplicar las reformas, reducir el déficit, recuperar el crecimiento sostenible, etc.". Es decir, una nueva humillación para Grecia.
Un nuevo ultimátum a Atenas. El primer ministro griego Alexis Tsipras tiene tres semanas para llegar a un acuerdo con los acreedores. En la reunión europea de 22 de febrero, todo debe estar cerrado. Para entonces, un proyecto completo del plan propuesto por Atenas debe ser presentado en Bruselas el 6 de febrero. "Digamos que la ventana de oportunidad es una ventana que todavía está abierta, pero que pronto se cerrará porque hay elecciones" en los Países Bajos, Francia y Alemania, dijo el ministro de Finanzas de Francia Michel Sapin, después de la reunión de los ministros de finanzas europeos. Además de recordar a Grecia que no debe convertirse en un tema de debate en las elecciones europeas, y que después se puede encontrar con "socios europeos" menos predispuestos hacia ella.
La discusión gira, como de costumbre, alrededor de esos famosos ratios financieros que sirven de política a las autoridades europeas y el FMI. Mientras que el gobierno griego ha logrado, con un esfuerzo fiscal sobrehumano, alcanzar un superávit presupuestario (antes del pago de la deuda y gastos financieros) de 1,5% en el año 2016, las autoridades europeas han condicionado su nueva ayuda a partir de julio a un superávit primario del 3,5% a partir de 2018 y durante al menos ¡veinte años!
Hasta el FMI argumentó que este nivel de superávit era irreal, incluso contra-productivo. Pero en las últimas semanas, el FMI ha cambiado totalmente su posición. No sólo apoya ahora el objetivo del 3,5% de superávit presupuestario sino que exige más garantías. Y condiciona su apoyo al plan de rescate a la adopción preventiva por parte del gobierno griego de medidas de austeridad adicionales, que se sumen a las ya previstas en el plan de rescate. Todas ellas deberían ejecutarse automáticamente a la menor superación del techo de gasto presupuestario.
Aunque el gobierno de Syriza ya ha subido el IVA al 24%, recortado en un 40% las pensiones, aumentado los impuestos, incluido sobre la tierra, creado nuevos impuestos sobre los automóviles, las telecomunicaciones, los televisores, la gasolina, los cigarrillos, el café, la cerveza, anunciado nuevos recortes de 5.600 millones en salarios públicos, se niega a adoptar estas leyes preventivas que imponen nuevos recortes en los salarios y las pensiones públicas y nuevos aumentos de impuestos. En nombre de los últimos restos de la soberanía nacional de Grecia, "exigir estas medidas, mientras que los ingresos del Estado son mejores de lo esperado no sólo es extremista, es absurdo. Ninguna nación puede dar su consentimiento a este tipo de dispositivos" , dijo el ministro de Finanzas griego Euclides Tsakalotos, destacando el carácter antidemocrático de las medidas exigidas.
No encontró apoyo entre sus homólogos europeos. Alemania hace de la presencia del FMI en el plan de rescate a Grecia condición de su propia participación y Berlín está dispuesto a aceptar las condiciones impuestas por la institución internacional. Sobre todo porque no le parecen exorbitantes. Todos los europeos están alineados con la posición alemana.
Esto no impide que haya diferencias entre el FMI y los europeos. Este fin de semana, la institución internacional ha publicado nuevos documentos sobre la situación financiera de Grecia. Como ya había dicho en 2013, 2014, 2015, 2016, ha reafirmado que la deuda griega es "explosiva". De acuerdo con sus cálculos más recientes, ascendería a 260% del PIB en 2060. "Grecia no puede resolver su problema de endeudamiento. Atenas necesita un alivio sustancial de la deuda por parte de sus socios europeos para encontrar un nivel aceptable de servicio de la deuda", según los documentos.
¿Era realmente necesario esperar los cálculos del FMI hasta 2060 para afirmar que la deuda griega es insostenible? Hace mucho tiempo que lo es. Mientras que el nivel de deuda de Grecia era del 120% del PIB en 2010, ahora ha alcanzado el 180% del PIB. Es casi el doble de la producción anual de la riqueza nacional. Durante años, muchos economistas, cualquiera que fuese su orientación, han pedido una reestructuración radical o la cancelación total de la deuda de Grecia. Condición imprescindible, a sus ojos, para encarrilar económicamente al país.
Esto no impide que las autoridades europeas hagan oídos sordos. En la reunión de 26 de enero, han negado el problema de nuevo ante los funcionarios del FMI. "No hay ninguna razón para tales alarmas acerca de la situación de la deuda griega", dice en un comunicado el Mecanismo Europeo de Estabilidad, encargado de la  gestión de los fondos europeos en Grecia. Teniendo en cuenta las tasas más bajas y los plazos más largos concedidos a Grecia, la preocupación, de acuerdo con los funcionarios de la UE, no es disminuir la presión o conceder ningún alivio a Atenas. La única cosa que el gobierno griego debe hacer, repiten, es "aplicar las dos terceras partes de las reformas" que aún no ha implementado.
Un país agotado
La inoperancia de toda esta política de austeridad determinada por ciertos ratios financieros salta a los ojos. Los funcionarios europeos defienden su plan de rescate, se felicitan de la recuperación en Grecia y de los excedentes presupuestarios conseguidos. Pero la situación es diferente: estamos viendo, pasivos, el colapso silenciado de todo un país.
Mientras que las previsiones esperan un repunte de la economía griega en 2016, con un crecimiento del 2,6% por lo menos, es probable que una vez más no sea así. La pequeña mejora a principios de año se está revirtiendo. En los últimos meses, parece incluso haberse estancado. Según cifras de Markit publicadas el 1 de febrero, la actividad manufacturera registró en enero su mayor caída en 15 meses. "La caída está relacionada tanto con la disminución de la producción como de  los nuevos pedidos. Mientras que el aumento de los precios de importación creció a su mayor nivel en 70 meses, sin embargo, las empresas reducen su precio de venta" , explica el instituto económico y financiero, señalando la caída del consumo y la ausencia de oportunidades fuera del país.
En siete años, el PIB de Grecia se ha reducido en un tercio. El desempleo afecta al 25% de la población y al 40% de los jóvenes entre 15 y 25 años. Un tercio de las empresas han desaparecido en cinco años. Los sucesivos recortes impuestos en nombre de la austeridad alcanzan a todas las regiones. No hay ni trenes ni autobuses en zonas enteras del país. Ni tampoco más escuelas. Muchas escuelas secundarias han tenido que cerrar en los rincones más remotos por la falta de fondos. El gasto per cápita en sanidad disminuyó un tercio desde 2009, según la OCDE. Más de 25.000 médicos han sido despedidos. Los hospitales carecen de personal, medicamentos, de todo.
El coste humano y social de la austeridad no aparece en las tablas de Excel del Eurogrupo. Lo paga en efectivo la población. Una quinta parte de la población vive sin calefacción o teléfono. El 15% de la población ha caído en la pobreza extrema desde un 2% en 2009.
El Banco de Grecia, que no es sospechoso de complacencia, hizo una evaluación de la salud de la población griega, en un informe publicado en junio de 2016. Las cifras son contundentes: el 13% de la población está excluida de cualquier tipo de atención médica; el 11.5% no puede comprar las medicinas prescritas; un 24% tiene problemas de salud crónicos. Los suicidios, las depresiones, las enfermedades mentales registraron incrementos exponenciales. Peor aún, mientras que la tasa de natalidad ha disminuido un 22% desde el inicio de la crisis, la tasa de mortalidad infantil casi se ha duplicado en pocos años, hasta alcanzar el 3,75% en 2014.
Después de siete años de crisis, de austeridad, de planes europeos, el país está agotado, financiera, económica, físicamente. "La situación sigue empeorando. Lo que más necesitamos ahora es comida. Esto muestra que los problemas se refieren a la esencial y no a la calidad de vida. Esto es pura sobrevivencia", dice Ekavi Valleras, director de la ONG Desmos. Y es a este país al que Europa exige asumir prácticamente solo a los refugiados que vienen a Europa.
Inicialmente, los observadores analizaron la intransigencia de los funcionarios europeos como un golpe político contra Syriza. Después de dos años de gobierno, después del giro de 180 grados sobre el referéndum de julio de 2015 y el nuevo plan de rescate, el gobierno de Alexis Tsipras está por los suelos ante la opinión pública. Exigirle nuevas medidas de austeridad, ponerlo de nuevo contra la pared y forzar nuevas elecciones es la maniobra final para derrotarlo políticamente, hacerle pagar de una vez por todas la afrenta de 2015 y sustituirlo por un gobierno mucho más aceptable.
Este escenario político no les parece realista a otros economistas. Creen que se está llegando al final de la gestión europea de la crisis griega. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que nunca ha ocultado su deseo de que Grecia salga del euro, pero que vio derrotada su línea en julio de 2015, está ganando ahora, señalan estos analistas. Poco a poco, los líderes europeos, cansados de un problema para el que no tienen solución, se suman a su tesis. El FMI también está tratando de salir de la ciénaga griega y también aboga por una salida de Grecia del euro, única medida que podría dar oxígeno monetario al país.
El problema es que nadie quiere aceptar la responsabilidad histórica de este fracaso y sus consecuencias. Excluir a un país de la eurozona significa que la moneda única no es irreversible, como se afirmó en sus inicios. Otros, voluntariamente o no, podrían seguir el ejemplo. Los financieros se preparan para hacer su agosto. La deuda griega es de nuevo objeto de intensas especulaciones, empujando las tasas de interés por encima del 7%. Además, todo el mercado europeo de bonos se ve afectado, empujando hacia arriba las tasas italiana, española, francesa a pesar de la intervención del BCE.
La actitud de los dirigentes europeos y del FMI en las últimas semanas es asombrosa, por que se inscribe en un retroceso histórico. Empujar a Grecia fuera del euro sin que quiera en lugar de la necesaria reestructuración de su deuda, cuando las tensiones geopolíticas nunca han sido mayores, cuando Donald Trump ataca explícitamente la construcción europea y apuesta por su descomposición, parece incomprensible. La historia llama a la puerta, pero estos burócratas y tenderos no tienen respuesta. Como siempre desde el inicio de la crisis griega.
Periodista económica, ha colaborado con Le Monde y Tribune antes de unirse al equipo de Mediapart. Su último libro es Rothschild une banque au pouvoir, Albin Michel, 2012.
Fuente:
Mediapart, 2 de febrero de 2017
Traducción:
G. Buster
Temática: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario